LUGAREJO BY K!TCHEN CONSULT

LUGAREJO.

En Villanueva de Alcardete se encuentra la apuesta de Sergio Montoya y Alejandra Cámara, el restaurante Lugarejo, de la nada construyeron el espacio, y en unos meses su sueño fue una realidad. Les damos las gracias por contar con nosotros para el equipamiento de su local, hemos realizado la instalación del sistema de extracción, cámaras de refrigeración, zona de lavado así como el bloque de cocción.

En breve iremos a hacerles una visita para probar la cocina de Sergio porque mirando la carta y habiendo estado ya algún día en la cocina viendo lo que allí se cuece es algo que no podemos perdernos.

Os dejamos el enlace de su página web y un texto extraído de la misma.

http://www.lugarejo.com

Tras recorridos independientes pero paralelos desde el primer momento, la amistad del chef Sergio Montoya y la empresaria Alejandra Cámara les llevó a descubrir que compartían mucho más que los orígenes manchegos.

Lo que inicialmente empezó como una lluvia de ideas de un Septiembre cualquiera en tierras del Quijote, pronto tomó esencia propia. Un año después decidieron unir sus fuerzas y embarcarse en un proyecto personal y profesional. Ambos se convirtieron en socios y empresarios para dedicarse por completo a hacer realidad nuevas creaciones a través de su gran pasión, la gastronomía.

SERGIO MONTOYA

Desde que de pequeño empezó a experimentar en casa siempre supieron que “era un cocinero enamorado”. Tras meditarlo durante un tiempo, Sergio decidió dar el salto a Madrid y hacer realidad su sueño: ser chef. Convencido de que el esfuerzo trae su recompensa, compaginó su formación en el Hotel Escuela de la Comunidad de Madrid con formación práctica y trabajo en diferentes eventos y lugares de la capital. De diversos eventos como Madrid Fusión, Fruit Attraction/ Fruit Fusion, pasó por las cocinas de Hotel Princesa de Ébola, la Pastelería Mallorca o el restaurante Casa Carolo. Tenía claro que “si quería aprender, tenía que experimentar diversos tipos de cocina”

Recuerda esa etapa como una de las más bonitas de su vida, ya que “en todos los sitios adquirí habilidades únicas y tuve la oportunidad de formarme de la mano de cocineros de verdad”. De cada uno aprendió algo único que, implícitamente, está plasmado en el toque personal de Lugarejo.

Ha trabajado de cocinero como parte de la plantilla de Kabuki (Av. Presidente Carmona, Madrid), donde – en cocina caliente y en barra – aprendió “la exquisitez de la cultura japonesa y la perfección de su comida” de la mano de Mario Payán y Juan Alcaide. El gusto por la selecta cocina tradicional y el trabajo de diferentes productos de temporada lo perfeccionó de la mano de César Martín y Adolfo Santos tras su paso por Lakasa (Madrid). Su etapa madrileña se completó tras su paso por Umiko (Madrid), donde desarrolló el interés por la cocina de fusión japo-mediterránea de la mano de Juan Alcaide y Pablo Álvaro.

ALEJANDRA CÁMARA

Arriesgar es otro ingrediente necesario, y pronto, junto a su pareja, decidió crear su propia empresa dedicada a la comercialización de ahumados, salazones y productos gourmet. Tras casi dos décadas al frente de la sociedad sintió que era hora de avanzar y crear algo nuevo, aprovechando lo adquirido en su trayectoria. La gastronomía es una de sus grandes pasiones y añoraba su pueblo. No tenía claro qué sería lo siguiente, pero decidió esperar y seguir madurando la idea en sus viajes entre Madrid y la Mancha. Segura de que “todo llega en el momento oportuno”, lo tuvo claro un día de septiembre, en su pueblo, mientras intercambiaba ideas con un chef que, desde Madrid, buscaba la manera de crear algo diferente y volver a sus orígenes. Acababa de nacer Lugarejo.

Desde que en la adolescencia se marchó a la capital para compaginar estudios, trabajo y un estilo de vida con el que siempre había soñado, Alejandra tuvo claro que el éxito de cualquier empresa reside, casi en su totalidad, en el sacrificio realizado. Intrigada por la gestión, muy pronto consiguió hacerse un hueco en ese mundo y ascender hasta ganarse la confianza de sus propios jefes y pasar al cargo de la administración de la empresa. Recuerda esa etapa como “una de las mejores de mi vida, donde cada día era un reto de superación y aprendizaje”.

Aquí os dejamos algunas fotos tanto de cuando estuvimos montando como del restaurante ya operativo.

Sala Lugarejo

Cocina Lugarejo

Sala Lugarejo

Camara Lugarejo

Zona lavado Lugarejo

Sala Lugarejo

Cocina Lugarejo

Barra Lugarejo

Cocina Lugarejo

Cocina Lugarejo

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0